La elección del vino

Llevamos tiempo detrás de esa referencia que tanto nos llama la atención. Buscamos el mejor precio. Nos acercamos a la tienda, bodega o tienda online y realizamos el pedido. Ya la tenemos en nuestras vidas. Imaginamos con quién la tomaremos y en qué fecha especial. Resulta que el cumpleaños de nuestro suegro dentro de seis meses va a ser la fecha por fin elegida. Llegamos a casa y metemos la botella en un armario. Pasa el tiempo y no dejas de pensar en lo bien que vas a quedar. Llega la fecha y haciendo gala de tus dotes de entendido en vino descorchas. Lo catas y en la primera impresión te das cuenta de que algo falla.

Cómo conservar ese vino que tanto nos gusta en casa

Seguro que te sientes identificado con el párrafo anterior. A todos nos ha pasado alguna vez. Si es así, vamos a analizar qué condiciones son las idóneas para conservar el vino en casa para que, al abrirlo, al experiencia sea como recién sacado de bodega.

  1. No expongas tus botellas a la luz directa del sol. La luz es uno de los factores que más pueden incidir en la oxidación prematura del vino, alterando su color y sus características al ser consumido. Proteger nuestro vino de los rayos UV es imprescindible para un posterior consumo y de ahí que muchas bodegas saquen al mercado muchas de sus referencias con las botellas de vidrio oscurecido.
  2. No mantengas el vino en una cocina. Los olores, los ruidos y las vibraciones suelen ser enemigos de la estabilidad del vino y, en el plazo medio y largo, uno de los factores que más inciden en que nuestro vino no esté en óptimas condiciones para su consumo. El lugar ideal es un lugar de tu casa en el que apenas haya cambios de temperatura, de luz y no esté expuesto a ruidos y humos.
  3. Temperatura constante. Es una de las claves para que nuestro vino siempre nos muestre su mejor cara. La temperatura estable sirve para que el vidrío no se contraiga o dilate por estos cambios bruscos y se puedan dar procesos de oxigenación en el vino que no estaban previstos. La variación térmica ideal, si la hay, habrá de oscilar entre los 8º y los 16º para vinos tintos. Si no tienes cava u opción en casa para ofrecerle estas condiciones es mejor optar por un lugar frío. El frío hace perder matices a los vinos tintos y hace desaparecer ciertos aromas complejos pero al servirse en copa siempre se suman un par de grados y nos puede ayudar a salir del paso.
  4. La humedad, un factor desconocido. Seguramente siempre has oído hablar de la temperatura ideal para la conservación del vino pero rara vez de la humedad. La humedad ha de estar entre el 60% y el 80%. Estas condiciones de humedad suelen darse naturalmente en las bodegas subterráneas, de ahí su importancia histórica. Ahora se puede conseguir esa humedad de diferentes maneras como a través de un correcto sistema de ventilación.
  5. Conserva la botella en posición horizontal. Así el vino se mantiene en contacto directo con el corcho favoreciendo la estanqueidad del recipiente para que no se den factores de oxigenación imprevistos. Esto no es aplicable a los vinos espumosos que pueden sufrir deterioro los corchos y reducir la calidad del producto.

Deseamos desde Finca Torremilanos que estos consejos sobre cómo conservar el vino en vuestra casa os hayan sido útiles para que podáis disfrutar del vino a lo largo del año sin sorpresas molestas y que la calidad original pueda estar siempre presente también en vuestras casas.

logo torremilanos blanco

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER: 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA

No te pierdas nada sobre el día a día en Finca Torremilanos y descubre nuestras promociones en "El Club del Vino"

Ya estás suscrito! Recibirás tu cupón dentro de unos minutos

Abrir chat
¿Tienes problemas al tramitar el pedido o quieres consultar los detalles de tu envío con alguien de Finca Torremilanos? Estamos para ayudarte.